sábado, 7 de mayo de 2016

A la medida de nuestros sueños

A la medida de nuestros sueños,
se empezó  a fraguar una vida.

A la medida de deseos incompletos que buscaban los tuyos para dejar de ser ilusiones a medias.

Y todo empieza a encajar, este puzle incompleto encontró las fichas que le faltaban, las tenías tú y no lo sabíamos.

Y ahora nos sobran distancias y hemos vencido  kilómetros, para que  la lejania de nuestros corazones no sea ninguna.

Y las esquinas donde tropezar con nuestros cuerpos se convirtieron en calles donde caminar de la mano, en una única dirección...la nuestra.

Ahora nuestras almas vuelan juntas cada vez que se tocan.

Tu voz la melodía de cada día
La que enamora el aire que respiro.

Verte llegar es sentir el amanecer en el cuerpo una y otra vez, pero como si fuese siempre la primera vez.

Sentirte...
Sentirte es perder el sentido.
Y pronunciar tu nombre es tocar el cielo.

Y tú eres  el para siempre
Y yo soy el para siempre contigo.

Y no es necesidad.
Es amor.
Amor verdadero.

Sara Gómez Mendiguchía