sábado, 7 de mayo de 2016

Esencia

Esencia
El milagro del fuego
El corazón palpita rápido y la piel se despierta del letargo.
Caricias en el alma y todo vuelve a abrirse camino.

Caer en las ruinas de nuestros pensamientos sin saber de los tuyos y sentir el miedo, el miedo corriendo por las venas y perforando el corazón, que duele y duele tanto que se hace insoportable y no puedes ver más que el miedo y es que no existe mayor temor que ver alejarte y no saber si es cierto o no, si son reales mis temores o todo se reduce a pensar demasiado, por encima de nuestras posibilidades, por encima de lo que sabes real y sin embargo que etéreo, intangible e irreal te parece cuando no te encuentro.
Cuando no te veo y mis ojos lloran no saber.
¿Cómo entender todo esto?
Miedo,
cuando el miedo a la pérdida nos invade.

Y sin embargo no es real, ese miedo es solo el miedo a perder lo que sin duda esta aferrado a ti, que no puedo ya vivir de otro modo,  sin tus ojos, sin tus manos, sin tus labios, sin tu rostro, sin tu alma.

Y volvemos a ser uno
Uno

Vuelvo.

Sara Gómez  Mendiguchia