sábado, 7 de mayo de 2016

Sí.
Siempre fue la respuesta.
Aunque no fuese Noviembre.
La respuesta incluso antes de formular la pregunta.
Antes de cruzar tus ojos con los míos.
Antes de que nuestras manos se entrelazaran en un para siempre.
Antes que nuestra piel se descubriese.
Antes de que las palabras descubrieran nuestros silencios.
Antes que los silencios invadieran nuestro espacio para que hablasen nuestros cuerpos.
Antes de todo.
Cuando llegaste.
Cuando te fuiste sin decir adiós.
Cuando regresaste y ahí estábamos, esperándonos. Porque el tiempo lo decidió así,  porque el universo lo sabia. Sabía lo que albergaba nuestro corazón y nosotros...quien sabe si lo sabíamos.
Sí, lo sabíamos.
Y la respuesta está implícita en esta historia.
Y siempre fue un Sí.
Siempre.

Sara Gómez Mendiguchía