jueves, 23 de julio de 2015

Me pregunto...

Me pregunto
cómo es posible
echar de menos una voz
que nunca susurro mi nombre
que nunca suspiro en mi cuello
Cómo es posible
añorar una mirada
que nunca me contó sus historias
en la que nunca me perdí
Me pregunto
cómo es posible que me hagan falta
unas manos que jamás me acariciaron
a las que nunca pude besar
Me pregunto
cómo es posible perderse
en el sabor a miel
de unos labios que nunca probé
Cómo es posible
sentir el calor de una piel
que nunca rozó la mía
El calor de un cuerpo
que nunca me envolvió
entre sus brazos
Me pregunto
cómo se puede amar
apasionadamente
con la imaginación
Que solo en sueños
sentí tus manos entre las mías,
acaricie tu rostro
y sentí el calor,
el sabor,
el perfume de tu piel,
la calidez de tus labios
Me pregunto...