lunes, 27 de julio de 2015

Paz

Cae la sangre
Resbala por mi sien
Lo último que recuerdo son mis voces discutiendo sis y noes y porqués
Un gran estruendo
Y este sublime silencio
Ahora huele a pólvora
Todo sabe ligeramente a hierro
Veo como flota el polvo  a través de el leve reflejo de luz que se cuela por la persiana
Mi respiración es tan leve
Y esta calma es tan hermosa
Mis ojos están envueltos en neblina
Mi cuerpo reposa en la esquina más oscura de esta habitación y ya no pesa, es ligero y liviano
Oigo pasos y voces y sirenas que perturban esta paz en la que reposo...de la que no quiero salir .

En mi mano izquierda una pistola Luger.

Sara Gómez  Mendiguchia
#minirelato3