jueves, 25 de febrero de 2016

La noche está vacía

La noche esta vacía
Tan vacía que no quedan ni las sombras de las farolas.
Que la luna se escondió de nosotros porque decidimos alejarnos, cada uno por su camino y siempre opuesto al deseado...siempre.

El deseo de correr uno hacia el otro
Y el poder de no sé qué fuerza ni qué estúpida razón nos hace caminar en sentido contrario.

Cuando todos los sentidos piden arder al mismo tiempo y ese algo tan poderoso que nos invade y el fuego en nuestros ojos, el deseo en nuestras entrañas, el ansia en la piel y la miel en nuestros labios que piden a gritos saciarse de nuestras bocas y fundirnos con la locura de unos cuerpos que se piden a gritos e irremediablemente.
Y ahora qué
Seguir huyendo de ti
De mi
Seguir engañando al cielo todas las noches
Seguir engañando a nuestro corazón
Y que  el cielo siga vistiéndose de negro cada noche para no ser testigo de deseos contrariados y de ver como negamos evidencias.
Dime
Nos negamos una vez más

Yo quiero fundirme en tu ser
Desnuda tu alma
Y ven
Sin mañanas
Hoy no huyo
Hoy te espero
Sin preguntas
En silencio

Sara Gómez Mendiguchía