martes, 22 de marzo de 2016

Nada es como empieza

Nada es como empieza
Nada parece para siempre
Para mal o para bien se terminó
La historia a veces se escribe a dos manos y una no me pertenece.

Así son las cosas.
Ni siquiera se preguntan por qués.
Ni siquiera se escuchan respuestas.
No importan los sentimientos ajenos, ya no importa porque se me ocurrio no caminar por donde decides que debo caminar.
¿Sabes?
No eres mis pies.
No eres mi alma herida.
No eres mi pensamiento.
Ni mis razones.

No te pido que lo entiendas
Solo que lo respetes
Que lo escuches
Ni siquiera te pido que te pongas en mi lugar...no,  porque tampoco sería justo.

Tanto cuesta
Tanto duele
Hoy duele
El corazón
El alma
Hoy lloro
Lloro

Pérdidas...
Un trozo de ala rota.
Quereres que se agotaron.

Y yo aquí me quedo con una tristeza más,  con una decepción casi anunciada.

No importa.
Alguién coserá los pedazos de mi alma rota.
Que yo no perdí la fe
Te perdí a tí.
O peor
Me perdiste.

Sara Gómez Menduguchía