viernes, 13 de diciembre de 2013

¡QUÉ ALGUIEN ME DIGA DONDE ESTÁN LAS INSTRUCCIONES!

Te he alimentado, bañado, te he puesto boca abajo, baca arriba ,  de lado, acunado, cantado, cambiado, atusado, besado,  a ver ¡¡¿por qué no te callas?!!
¿Por qué no duermes , seguido, ocho horas, siete , seis , cinco horas, vale cuatro, pero seguidas? ¿tres?

Mira  se durmió, ¡aleluya! Te voy a echar en tu cunita con toda la delicadeza del mundo.
Ya está, por fin. ¡¡A dormir!!!
Noooo ¿por qué? ¿cómo es posible? Has dormido sólo una hora, no es posible que tengas hambre
Con..tra ¡pues sí!! ¿eres una niña o una chupona? Despegate de mi teta, tengo que dormiiiirr, no no no no llores bonita ea ea ea, ¡vale tu ganas!

Ohhh su primera sonrisa... ains pero si sabes sonreír, que bonita eres, no puedo dejar de mirarte, que bonita...

Tres meses después.

A ver mi niña, no es una cárcel, es un patio, tienes juguetes, no te caes, no te haces daño, puedo moverme ¿lo ves mi amor ? Todo son ventajas.
VALE te cojo, pero solo un poco.

No llores, no llores ya voy con la papilla, ya acabo, ains esto es argamasa, vooooy.
Hija que poca paciencia tienes , no sé como te puedes comer ésto, es argamasa.

Quiero dormir, ¿por qué no te duermes? mañana tengo que ir a trabajar ¿sabes?
Mira llaman la puerta, vamos a ver quien es.

-¡Qué alegría verte!
-Oohhh que bonita, es preciosa...
 -A que sí, si es que tiene loca.
-Mira ¿por qué no te la llevas a dar un paseo eh? Pañales, toallitas , bibe, chupete, perrito, manta, sillita, ya está, todo tuya, aprovecho a ducharme y dormir, ains cuanto te quiero hala. Ah con tres o cuatro horas... vamos sin prisa..


Treinta minutos después.

Oohh estoy soñando, que placer...
Llaman a la puerta, pues no abro.
Cuatro timbrazos después.
¡Qué no abro!
¡Y ahora el teléfono¡
-¿Qué pasa?
-Estoy en la puerta.
-Voooy
- No ha dejado de llorar, no sé que hacer con ella.
-(suspiro profundo, muy profundo) Ni yo.

Tres meses después.

Venga va, vamos a dar una vuelta a la librería, a ver que encontramos.
Oh que libro más interesante, Duérmete niño, es lo que necesitamos, nos lo llevamos.

Tres semanas después.

¡Siii siii siiii ...aleluya ! Siete horas de sueño reparador, que orgullosa estoy de ti, lo hemos conseguido. Sabes, eres divina.