lunes, 17 de febrero de 2014

ERES COMO MIS ZAPATOS DE TACÓN






Eres como mis zapatos de tacón
incómodos e imposibles
preciosos y anhelados.

Queriéndolos siempre
odiándolos a ratos.

Exquisitamente adaptados
a mis pies por la mañana,
estrechos e incómodos
al mediodía
Sensuales y poderosos
en el camino.
Admirados y codiciados
los viernes por la noche.

Tan altos como para tocar el cielo
como tus caricias al amanecer.

Eres como mis zapatillas
suaves y calientes,
como el descanso en domingo
querido y esperado.

Como mis botas de invierno
que me protegen del frío
y de la lluvia.

Como mi camisón de seda
y encaje suave y sensual.
tan fácil de quitar,
tan fácil de llevar.

Eres como mis zapatos de tacón
incómodos e imposibles,
pero siempre deseados.


Sara Gómez Mendiguchia