viernes, 21 de febrero de 2014

CERRASTE TUS OJOS, ME HABLARON TUS MANOS



Cerraste tus ojos
me hablaron tus manos
con sutiles caricias
con extrañas palabras
dejando desnuda mi alma
y expuesto mi cuerpo

Como si leyeses un libro
descubriendo en cada página
algo nuevo y excitante,
saboreando la trama,
oliendo sus hojas,
intuyendo el final.

Fabulando con su protagonista
buscando el beso apasionado,
como los que dan los héroes
que salvan a la chica en apuros
en el último segundo
cuando su corazón estalla
tan cerca del suyo
que casi lo salpica,
dejando su camisa blanca,
empapada por la lluvia,
manchada de carmín rojo.

Así leen tus manos mi cuerpo,
como novela romántica me hablan,
sintiéndome la protagonista salvada
en el último verso,
con el corazón en taquicardia,
con la respiración agitada,
esperando el beso de mi héroe
que una vez más me rescata
del último dragón.



Sara Gómez Mendiguchia