sábado, 20 de junio de 2015

No dejes que muera

No dejes que muera
No desaparezcas
No envenenes
mi alma con tu ausencia
Te suplico
se antagonista
de mi desdicha
Y recorre cada
milésima  de mi piel
Cúrame el alma
con la miel de tus labios
Ámame hasta que el alba ya no sea
y nuestros cuerpos se empapen
como gotas de rocío al amanecer

Ven
Curémonos el alma

Sara Gómez  Mendiguchia