sábado, 26 de septiembre de 2015

Manos vacías

Que somos
Solo silencio
Manos vacías
De ti y de mi
El vacío de tus labios
que engañaron a los míos
Deseos rotos
porque nunca llegará  a ser
Palabras y promesas
que se convirtieron en nada
Sueños que no verán la luz del día
Y tus miedos que te atan las manos
Que ahogan tus deseos en la sangre
que derraman tus ojos
que no te dejan ver
más que ese temor a perder, a perder,
cuando sabes que lo único que pierdes
eres tú y y tu libertad de vivir.
Prefieres morir una y otra vez.
Dispararte a bocajarro y desangrarte de nuevo
que dejar sentir más allá del primer intento,
el saberte amado en el reflejo de unos ojos de color café  que no supiste o a lo peor no quisiste seguir y ahora ni el espejo te devuelve la mirada

Sara Gómez Mendiguchía