jueves, 29 de octubre de 2015

Nunca lo sé

Tal vez la noche me lleve a ti
Tal vez entre los latidos de mi corazón oiga tu voz pronunciando ni nombre
Tal vez mi sangre fluya más deprisa cuando te pienso
Quizá estés mirando la misma luna que hoy nos alumbra
Es posible que nuestra piel se erice al tiempo
Es posible que el tiempo nos de una oportunidad
No lo sé
Nunca lo sé
Nunca sé si es cierto todo esto que hoy escribo
Si mi pensamiento me traiciona una noche más cuando la calma y el sosiego se supone debería estar y sin embargo es cuando el desasosiego, la ansiedad en mis entrañas, las voces aparecen con nitidez en mi cerebro y desaparece todo atisbo de lucidez. Apareces tú.
Y pensarte encoje mi estómago y dificulta mi respiración y la noche ya no es noche y el tiempo solo son minutos eternos esperando el amanecer, esperando las horas en que tu presencia se hace más opaca y mi piel, mis entrañas, mi alma, mi sangre, mi carne parece olvidarte.

Sara Gómez Mendiguchía