domingo, 18 de octubre de 2015

Si la memoria hablase

Si la memoria hablase
Pero tiene esa extraña manía de estarse callada, de no desvelar lo que sintió la piel, de no repetir las palabras que un día nos dedicamos a escondidas del mundo, que sólo tú y yo conocemos y que quizá ni siquiera signifiquen lo mismo en tu memoria que en la mía.
Y ahí quedan atrapadas en el tiempo esperando que un día nuestros cuerpos se tropiecen y nuestros ojos se reconozcan de nuevo y quien sabe si entonces, en ese momento, la memoria hable y nuestros labios por fin lo sellen.

Sara Gómez Mendiguchía