sábado, 13 de febrero de 2016

Eternos

El tiempo  nos mira impasible y nos ata
Y nos muerde los minutos y desangra las horas mal gastadas entre las decisiones que van y vienen...esas que jamás nos atrevemos a tomar, aún cuando es lo único que deberíamos elegir, elegir vivir en unos ojos que nos extrañan en la lejanía...y no de metros...esa lejanía de cuerpos, de tiempo no dedicado, de mañanas que nunca llegan, de ayeres que no llegaron porque siempre hay otras prioridades o no tan prioridades pero que fueron primero que tú.
Y el tiempo aleja nuestros latidos como el segundero del reloj de nuestra vida nos aleja de ella...tic tac y te alejas...tic tac y la tierra nos llama

Tic tac y yo solo deseo acercarme a tus brazos y no separarme de ti y que el tiempo no exista como cuando era niña y solo era un reloj en la pared sin más...sin horas mordiendo minutos ni minutos desangrando tiempos.

Y mis padres eternos
Eternos 

Sara Gómez  Mendiguchia