sábado, 12 de marzo de 2016

Lee mi piel

La piel es lo único que traigo puesto
Toda la historia escrita en ella tengo...
En cicatrices.
En caricias.
En besos.
O en versos.

Mi piel
Mis venas el recorrido y el alimento de las penas y las alegrías.
Un corazón latiendo en asistolia o en taquicardia si lees mi piel,  o la ignoras como a esos libros que adornan estanterías acumulando polvo y perdiendo luz y haciéndose viejos sin nadie que los huela, sin nadie que acaricie sus hojas, sin nadie a quien hacer sentir pasión, emoción, indiferencia o el mejor de los amores prohibidos...
Y releer hasta el infinito.

Vives para morir.
Sepultando el pasado todos los días.
E inventando el hoy cada amanecer.
Con las entrañas buscando emociones escondidas en las esquinas.
Con la sangre queriendo hervir en la eternidad de unos ojos.
Con el aire retenido en los pulmones con  un abrazo

Y aquí estoy
Vestida con lo único real de mi existencia.

Una piel escrita para ser leída.

Sara Gómez Mendiguchía