viernes, 25 de marzo de 2016

Serena

Serena
La noche avanza serena y pacífica y en el océano de los cielos reina la Luna.

Serena
Tranquila mi alma reposa entre sabanas blancas e insomnios dedicados en recuerdos que viven en mí.

En los saciados días en los que casi no existo acuno los pensamientos en los sueños de fuentes de agua que nunca cesan.

Libres y eternos
Inviernos acechando veranos inconclusos.
Veranos en los que silban las estrellas acusando a las partículas de nada que somos...casi como si existiéramos.

Y las ropas al aire ondean memorias de lo que vieron y de los cuerpos de los que fueron despojadas como si no hubiese mañana.

Luz cambiante y aroma a nenúfares.
Libélulas anunciando amores nuevos.
Manos moldeando cuerpos de barro.

Si te vienes conmigo volaremos entre estrellas y mares sin destino.

Sara Gómez Mendiguchía