sábado, 2 de abril de 2016

Eufórica

Has escrito para mi
Y es curioso
pero me acercas a mí
Eres parte de mí
Y no lo sabía
No lo sabia

Descuidé la caja fuerte de mi corazón.
Dejé de vigilar.
Al fin y al cabo
¿quién podía prestarle atención?

No había llaves.
Y que más da.
¿acaso el ladrón necesita de llaves?

Y yo mientras hablaba descuidada con mis fantasmas que me sonreían y no sabia por qué. Pero ellos sí. Y me reía de mi y de ellos y de ambos.
Y lo sabían, por eso jugaban a despistar, a que me dejase llevar, al menos por esta vez.
Listos mis fantasmas.

Y yo...yo me sorprendí con el corazón sin coraza, abierto y latiendo fuertemente.
Y latía y no me acordaba de aquella maravillosa sensación.

No me acordaba
Y estoy eufórica

¿Te vienes a sentirlo?

Sara Gómez Mendiguchía